Antiestrés post-prensa


Sé que no soy el único adicto a la prensa al que le falta el aire después de repasar los periódicos. Antes, en la época de los “mileuristas”, me interesaba más por las noticias del ámbito internacional. Ahora leo más sobre lo que sucede puertas adentro en el país. Escasean las buenas nuevas y las malas son fácilmente extapolables a mi entorno: ese camionero en paro podría ser mi tío, ese agricultor que se ocupa una finca podría ser mi primo, ese policía que deshaucia por orden del juez podría ser amigo mío, esos millones que se van del sistema educativo son los que encarecen la matrícula de mi hermano…

Me prometí no leer noticias antes de dormir para acostarme con la cabeza fría. No sirvió de mucho, ya que leerlas por la mañana es como meter la cabeza en el horno. Como no voy a dejar de informarme (o malinformarme, a fin de cuentas la información es un negocio), he puesto en práctica el método de un budista vietnamita llamado Thich Nhat Hanh para atajar el estrés post-prensa. En su congregación usaban esta técnica después de los bombardeos para escapar de la desesperación. La comparación entre su problema y el mío es odiosa, pero este ejercicio viene a ser como los yogures con fibra para las digestiones de realidad. Es así de sencillo:

Esto va de inspirar y expirar aire. Todos respiramos, pero no todos sabemos respirar. Puedes hacerlo ahora mismo, delante del ordenador, en el bus, en cualquier lugar. Sólo necesitas un poco de concentración.

Inspira contando mentalmente hasta 1. Expira contando en tu cabeza hasta 1. Se trata de una respiración breve, hazla solo una vez. Ahora inspira contando hasta 2, expira contando hasta dos. El aire entra por tu nariz…1…2…el aire sale por tu nariz…1…2. Una vez más: aire entra…1….2…aire sale…1…2. Ahora con el 3: dentro, fuera, dentro, fuera, dentro, fuera. Ahora haz cuatro respiraciones (inspirar, expirar) contando mentalmente hasta 4. Sigue sin prisa hasta 10, o hasta donde puedas. En cualqueir caso, espero que te sirva tanto como a mí.

Pd. El concepto “estrés” pertenece al mundo “desarrollado”. Personas realmente sabias se han reído de mí cuando he tratado de explicar su significado.
Pd2. Hay artistas que no salen en televisión http://www.youtube.com/watch?v=EbO74Jw7b3I

La cara oscura del progreso

Imagina que estás ayudando a construir una escuela en algún pueblo perdido de África. Hay muchos trabajadores y madera de sobra para las paredes, mesas, pizarras, sillas… Pero no tienes herramientas ni tornillos. Imagina que con sólo un ordenador y una impresora puedes imprimir esas herramientas, tornillos y demás. No haría falta dinero para la empresa alemana de los tornillos ni para el barco. Tampoco habría que esperar dos meses ni rezar para que la caja de herramientas llegase.

Imagina que trabajas en cadena fabricando alicates, martillos y otras herramientas. Estás en una empresa antigua, sólida, que vende otros países y es famosa por la calidad y garantía de sus productos. Imagina que las ventas caen porque, gracias a una impresora, todo el mundo puede obtener en casa las herramientas que vende tu empresa. No son igual de resistentes pero cuestan 30 veces menos y se obtienen en cinco minutos haciendo clic desde el sofá.

Imagina que la demanda de plástico se duplica porque todo el mundo necesita cartuchos de plástico para su impresora de objetos en tres dimensiones. El plástico es un derivado del petróleo. Imagina que vives en un país productor de petróleo como Arabia Saudí, Noruega, Iraq, Venezuela, Irán, Canadá o Rusia. Muchos querrán conseguir el petróleo que hay bajo tus pies. ¿Cómo? Como sea.

Imagina que cualquiera pudiera imprimir su arma favorita en casa, desde una pistola alemana de la Segunda Guerra Mundial  hasta el AK-47 de Bin Laden. ¿No lo crees posible? Haz clic aquí.

Despierta. Bienvenido al progreso. En menos de 10 años pasaste del teléfono fijo al teléfono móvil con videoconferencia. En menos de 10 años podrás comprar una impresora de objetos en tres dimensiones. Ya existen, su comercialización sólo es cuestión de tiempo. Gracias a internet, podrás descargar el plano de cualquier objeto para “imprimirlo” desde casa. En el momento en que esta noticia me hizo sentir miedo, descubrí que no confío en el ser humano.

Quizás dentro de 10 años recuerdes que un día llegaste por casualidad a un pequeño blog en internet y supiste sobre esta impresora 3D:

http://www.youtube.com/watch?v=8aghzpO_UZE