Un buen ejemplo de un mal ejemplo

He aquí un artículo que van a leer millones de personas pero que no tantos van a calificar como sensacionalista.

“Para vivir mal aquí, vivo mal en mi país”

El tema es noticia de por sí (inmigrantes que vuelven a su país por la crisis), sin embargo el vídeo del principio, el titular y el subtítulo se construyen para calentar lágrimas y no para informar de cuántas personas han huído de España (inmigrantes y nacidos allí). Quienes encuentren “entretenido” que las noticias se redacten así deben saber que personificar las noticias es:

1.-paternalista, induce a pensar o actuar por pena y no por justicia

2.-desvía la atención sobre los elementos centrales de la noticia (induce al simplismo: “oh, pobrecitos, se van por la crisis, qué mala es la crisis”)

3.-tergiversa, descontextualiza y atonta a la población, que carece de opinión porque no entiende el trasfondo del problema

La noticia de arriba la publica El País, supuesto mejor diario de información general de España. Los ejemplos abundan en todos los “grandes” diarios y no siempre tratan de dar pena. La foto de Rajoy con el príncipe celebrando un gol de Cesc Fabregas habla sola: vendemos nuestra soberanía a los mercados pero que nadie toque Gibraltar ni a “la roja”.